ELLOS

como la gran avalancha,
ellos
me salvaron de la nada.

Ellos
cinco hombres de ropa negra
ellos
me hicieron perder la cabeza.

Música de fuego,
sangre hirviendo...

Sólo pueden ser... Ellos.

Ana Martínez

 

Regresar a la pagina anterior